Paralelo Sur

Switch to desktop Register Login

Federico Delbonis recibe el apoyo del capitán del equipo Daniel Orsanic Federico Delbonis recibe el apoyo del capitán del equipo Daniel Orsanic Foto: Davis CUp Oficial - Philippe Buissin

Pese a no contar con figuras relevantes, ni bien ranqueadas, el equipo Argentino de Tenis estuvo a un paso de la gloria. La ensaladera de plata deberá esperar otro año.

El tenis es un deporte catalogado como individual, ya que se juega principalmente sólo. Pero hay instancias en las que prima el trabajo en equipo, por sobre las capacidades individuales. Así lo demostró en el 2015 la Argentina que llegó a las semifinales del torneo por equipos más importante del mundo y estuvo a un paso de la final.

Durante más de 10 años, los tenistas Argentinos estuvieron en la cima, no llegaron al número uno, pero llegó a haber tres entre los 10 mejores. Así fue como también se negó la posibilidad de ganar la Copa Davis. En una década de grandes posibilidades, no se pudo levantar la ensaladera de plata.

La preciada época pasó y Argentina entró en el poso de las normalidades. Un jugador top que no puede jugar por lesiones y un gran grupo por debajo de los mejores 50. Con ese panorama se enfrentaba un 2015 en el que se peleaba la permanencia en el grupo mundial, o sea por no descender.

Sin figuras y con trabajo de equipo, se ganó la primera serie. Asegurada la permanencia, se pensó que eso era todo, pero no, los chicos ganaron nuevamente. Así fue como llegaron a la semifinal, de visitante y en europa.

Bélgica no demostraba mucho en los papeles, pero tiene un jugador ubicado en el puesto 15 del ranquing mundial, además de contar con la localía. Eso pesó hasta que empezó la seria y los papeles casi cambian.

El primer día fue parejo, lo que ya era bueno.  En un duelo de jóvenes, el belga Goffin derrotaba a Federico Delbonis, en tanto que luego Leo Mayer hacía lo propio con Darcis. La paridad era buena y el sábado se esperaba desbalancear.

El segundo día se juega el dobles, que es la modalidad en la que la individualidad se deja de lado y prima el equipo. Aquí es donde Argentinça siempre fue débil, pero el 2015 es diferente y se pudo sacar diferencia. La dupla Leo Mayer y charly Berlocq se sacó de encima a los Belgas con autoridad.

De esta manera se enfrentaba al último día con ventaja, había que ganar un punto de dos. Pero el trajín hizo que el mejor tenista no pudiera participar. Así fue como el jovencito Diego Schwartzman sufrió al número 15 del mundo David Goffin.

Así es como todo dependía de Federico Delbonis, quien rozó la hazaña y estuvo a poco de dar vuelta su partido. Pero pesó más la experiencia de Darcis, quien le dio el último punto a Bélgica. Los europeos llegan a su segunda final después de 111 años.

Para los Argentinos queda el sabor amargo de una nueva derrota, pero la auspiciosa sensación de que se puede llegar sin tantas figuras. Sólo hay que ajustar unas clavijas, mejorar algunos aspectos y trabajar en equipo.

Deja un comentario

Make sure you enter the (*) required information where indicated.Basic HTML code is allowed.

Paralelo sur noticias

Top Desktop version