Paralelo Sur

Switch to desktop Register Login

¿Cómo enunciamos? Representaciones sociales sobre los reclamos docentes en el marco de la educación pública argentina.

Valora este artículo
(0 votos)

Reflexión en torno a los modos de enunciar y sus posibles consecuencias, las relaciones de tensión que año a año definen el inicio del ciclo lectivo en las escuelas públicas.*

En un contexto de inicio de clases que manifestó diferentes problemáticas que impidieron un comienzo lectivo regular, nos propusimos dar una mirada reflexiva, crítica, sobre dicha situación de conflicto, al indagar qué sucede desde lo discursivo al momento de enunciar. Nos concentramos en cómo se da cuenta del universo de las relaciones en tensión que abarca la educación pública. Tomando nociones del teórico chileno Dr. Pedro Santander centrándonos en el artículo: “Cómo y por qué hacer análisis crítico del discurso”; puntualizando la concepción y la complejidad del uso del lenguaje en el espacio discursivo, atendiendo a la idea de opacidad, entendemos la importancia de pensar y analizar de qué manera se han planteado y enunciado los acontecimientos referidos a la problemática educacional en el pasado marzo del 2017.

Raiter plantea que en la comunicación dentro de una sociedad hay roles. Los distintos roles sociales no tienen las mismas posibilidades de enunciar. Y los contenidos de las representaciones, las imágenes concretamente construidas no son neutras. Esto quiere decir que los contenidos comunicados tienen consecuencias muy importantes en la vida cotidiana de los miembros de la comunidad y en su entorno. Cuando hablamos transmitimos los contenidos de nuestro sistema de creencias, no podemos transmitir algo que no tengamos almacenado previamente. Las emisiones son planificadas desde las creencias, dentro de las cuales se halla también la representación social de nuestro rol y la del rol social de nuestros potenciales interlocutores. Las imágenes de las cuales disponemos, el conjunto de representaciones y los contenidos de las creencias no están disponibles todo el tiempo. Accedemos a ella mediante diferentes estímulos que nos activan tal o cual imagen.

Se puede ver cómo el estimulo de tratar el tema sobre el “conflicto docente” cobra relevancia por su proximidad al inicio del ciclo lectivo. Si la misma nota periodística hubiese sido transmitida por los medios de comunicación en el mes de enero, no hubiera activado de la misma manera el conjunto de representaciones o imágenes que poseen los oyentes-espectadores-lectores, siendo todavía lejano el inicio del ciclo lectivo, por lo tanto menos relevante las problemáticas referidas. Este análisis abre la puerta a pensar en otra idea que se presentará en este trabajo. ¿Quiénes cumplen el rol social de comunicar de manera masiva conjuntos de creencias y representaciones? Y ¿de qué hablan? A las representaciones activas en un momento dado se las denomina -según Raiter- “agenda”.  En nuestro corpus seleccionado se identifica que la agenda establecida activa todo lo que se refiere a la situación del inicio de clases. Los medios masivos de comunicación como la televisión y los diarios digitales, mantendrán activas estas representaciones, establecerán la agenda diariamente, y la actualizarán permanentemente. Ellos serán los emisores institucionales por excelencia.

Todas las voces todas… ¿Todas?

Los medios masivos de comunicación, además del lugar institucional que ocupan, construyen permanentemente una imagen de omnipresencia que les permite establecer la agenda. Al mismo tiempo construyen una imagen del receptor y una imagen de la relación entre los medios. Estos a su vez requieren de la participación del lector cada día. A los medios debemos volver todos los días, uno tras otro para seguir una misma referencia, por ejemplo: cómo continúa el tema del “paro” docente, ¿hay o no clases?, porque son puntos que no se agotan, no se terminan y no se acumulan. De esta manera los receptores quedan involucrados.

Habiendo establecido que todo discurso es portador de ideología, que su empleo por los medios de comunicación masiva cumple un rol fundamental en la reproducción y transmisión de creencias sociales, analizaremos entonces qué implica el sintagma nominal: “Conflicto docente” tan utilizado por los medios de comunicación y el sector docente.

Se ha definido como conflicto: situación en que dos o más individuos con intereses contrapuestos entran en confrontación, oposición o emprenden acciones mutuamente antagonistas.

Como se puede leer en la definición, un conflicto implica dos o más agentes. En el sintagma nominal conflicto docente, sólo un agente se plantea como portador del conflicto, y otros, no enunciados, queda relegados en la responsabilidad que les cabe ante de tal situación. Se invisibiliza a otros agentes como el Estado, el/los gobierno/s de turno, el sistema público de educación, los partidos políticos, secretarios y funcionarios del sistema educativo.

No se está, por lo tanto, frente a un enunciado que involucre la pluralidad de participantes, sino que se elige enunciar unidireccionalmente en términos de “conflicto” y “docente”. Asimismo quedan por fuera de este sintagma diversos temas que se desprenden de él: inversiones edilicias por parte de los gobiernos, aumentos de presupuesto para capacitaciones de alumnos, docentes, viajes de estudio, material de trabajo en las aulas, insumos para las instituciones.

El conflicto sólo recae en la figura de el/la docente, circunscripta a cuestiones exclusivamente salariales, como portador de estos intereses excluyendo no sólo al estado sino a la comunidad que es parte del sistema  de educación pública, es decir, padres/madres y alumnos/as.

Se puede visibilizar por consiguiente cómo los medios de comunicación, intencionalmente  o no, presentan una realidad parcial del conflicto. Para incluir una opción lingüística más abarcativa y que comprenda una mirada integradora de los agentes involucrados, proponemos a partir de este análisis el sintagma Conflicto educativo. Pudiendo así integrar y visibilizar todo lo que está inserto en lo que a Educación refiere, sus agentes y quiénes deben, como derecho constitucional de esta república, garantizar la educación.

Para ir cerrando, podemos decir que la manera de enunciar, la manera de presentar la realidad mediante el discurso, es parte esencial en la transmisión de creencias e ideologías. Por lo tanto, es fundamental que el oyente-espectador- lector pueda comprender que ningún discurso carece de ideología, que la “verdad” presentada por los medios de comunicación no es neutra y comprende un sistema de creencias, estableciendo la agenda que responde a un sistema de intereses.

Será responsabilidad de la comunidad, adoptando un rol activo frente a la manera de enunciar, permitir plantear interrogantes críticos sobre qué incluyen y qué excluyen los sintagmas “Conflicto Docente” y “Conflicto Educativo”. Así mismo pensar si “Paro docente” es sinónimo de Conflicto Educativo o bien reproduce como el sintagma “Conflicto Docente” una parcialidad de responsabilidades y demandas en los agentes, docentes, unos enunciados y otros ocultos, por ejemplo: la comunidad educativa y el gobierno. Cabe también preguntarse de qué manera las formas discursivas automatizadas “Paro Docente” – “Reclamo Docente” – “Conflicto Docente” son enunciadas de manera consciente o inconsciente por los mismos que efectúan sus reclamos, sin atender que en esa propia enunciación sesgan al principal agente al cual le están reclamando, el gobierno, quitándole así responsabilidad. Podría pensarse de qué manera el reclamo-demanda del sector educativo podría desautomatizar estas formas heredadas para incluir a toda la comunidad y así lograr mayor fuerza en los reclamos e incluir en las nuevas maneras de enunciar a quién se le reclama ¿Podríamos hablar de “Conflicto Gobierno-Educación Pública”?

*Síntesis del trabajo final de Pamela Salas en el marco de la materia Análisis Crítico del Discurso, de la Carrera de Lengua y Literatura del Instituto Superior de formación Docente N°3

Deja un comentario

Make sure you enter the (*) required information where indicated.Basic HTML code is allowed.

Paralelo sur noticias

Top Desktop version